10 Tips para manejar en la lluvia


Noviembre nos espera con más lluvias por delante y en Grimau y Asociados no queremos que esto sea un peligro para vos y tu vehículo. Por eso te dejamos unos tips, para que, si te agarra desprevenido y al volante, tengas la confianza de que vas a viajar seguro.


La lluvia es uno de los factores más comunes que influyen en los accidentes viales y, si bien no podemos cambiar el clima, podemos adaptarnos a él.

Si la lluvia es muy abundante, lo más aconsejable es detenerse en un lugar seguro hasta que pare. Pero si esto no es posible ¡no te preocupes! Acá vas a encontrar consejos útiles para saber cómo actuar en situaciones así.


1. MANTENÉ DISTANCIA ENTRE LOS VEHÍCULOS. Es importante que mantengas distancia con los autos que vayan adelante y también prestar atención por los espejos retrovisores.


2. EVITÁ MANIOBRAS BRUSCAS. Es importante manejar calmo y despacio, si frenás, que no sea de golpe y siempre utilizá las las luces de giro para alertar a los otros conductores.

3. DISIMINUÍ LA VELOCIDAD. Sobre todo si la lluvia es abundante, manejar despacio es imprescindible, más que nada en vías rápidas como rutas o autopistas.


4. MANTENÉ LOS NEUMÁTICOS. Cuando vayas a una estación de servicio, chequeá siempre que los neumáticos tengan la presión de inflado correspondiente.

5. NO REDUZCAS LA PRESIÓN DE INFLADO. Si llueve, esto puede ser un factor de riesgo para que se genere el hidroplaneo.


6. NO FRENAR SI SE PRODUCE EL HIDROPLANEO. Si sentís que tu auto "flota" seguramente los frenos hayan perdido contacto con el suelo. En ese caso ¡NO FRENES! Levantar el pie del acelerador hasta que se establezca el control direccional, es más útil y seguro.


7. EVITÁ LOS CARRILES QUE TIENEN "HUELLAS". Si estás manejando en una ruta, las huellas producidas por el hundimiento del pavimento pueden ser muy peligrosas y no verse fácilmente. En ese caso, disminuí la velocidad y evitá esos carriles.


8. MANTENÉ LAS ESCOBILLAS. Infantable hablar de las escobillas de los limpiaparabrisas. Cambialas periódicamente para asegurarte que no fallen en caso de que llueva.


9. TODO ESTÁ EN LA VISIÓN. Encendé la luz de lluvia trasera y los faroles auxiliares delanteros. Importantísimo también, NO USES LUCES ALTAS, esto puede encandilar a otros conductores y que se produzca un accidente.


10. EVITÁ EL EMPAÑADO. Con la calefacción puesta, dirigí los aireadores hacia los cristales. El aire acondicionado puede realizar la misma tarea, en caso que lo primero no sea suficiente.


20 vistas